Alan Turing

Alan Turing, un matemático que vivió en la época equivocada

Alan Mathison Turing, nacido en Londres en 1912, es considerado uno de los padres de la informática y la computación tal y como la conocemos hoy. ¡Conozcamos su historia!

Aunque sus padres eran de origen británico, pasó gran parte de su infancia en la India, donde estaba destinado su padre. Desde pequeño fue un niño inquieto, interesado por todas las ciencias, las matemáticas y con cierto aire inconformista con el sistema educativo. Para ir a la escuela tenía que recorrer diariamente unos 90 km, de ahí que posteriormente se convirtiera en corredor profesional, puesto que muchas veces hacía parte del trayecto corriendo. Siendo solo un adolescente ya entendía el trabajo de Einstein sin ni siquiera haber recibido la formación para ello.

Alan Turing llegó a intentar competir en los segundos juegos olímpicos que se celebraban en Reino Unido en 1948. No obstante, una lesión le apartó de conseguirlo.

Pero, ¿cuáles fueron las mayores aportaciones de Turing al mundo científico?

En la Segunda Guerra Mundial trabajó descifrando códigos nazis, lo que le llevó a diseñar uno de los primeros computadores electrónicos programables digitales, así como máquinas para lograr desencriptar las diferentes comunicaciones enemigas.

En el campo de la inteligencia artificial destacó por su postulado del Test de Turing, que intenta demostrar que si un dispositivo se comporta sistémicamente con inteligencia, entonces es una entidad inteligente. Para llevar a cabo esta prueba se coloca un juez en una habitación y en otra contigua una máquina y una persona. El primero debe juzgar, mediante el lenguaje, cuál es el dispositivo y cuál el ser humano. A pesar de que hasta ahora no se habían tenido éxitos en el Test de Turing, hace poco, un primer ordenador logró pasarlo simulando a un adolescente ucraniano. Sin embargo, los científicos a día de hoy siguen cuestionando si este test puede medir la inteligencia a través del lenguaje, ya que si una máquina accede a grandes cantidades de información es posible que pueda dar respuestas sensatas a las preguntas sin ser inteligente.

En 1952 fue procesado por ser homosexual, lo que terminó con la carrera de Alan. Dos años después de su arresto murió, según la causa oficial, por suicidio. Sin embargo, son muchas las hipótesis que se siguen manteniendo, como la del asesinato.

Como viene siendo común, Alan Turing es otra de las celebridades que recibió reconocimiento póstumo en 2013, hace tan solo tres años, cuando Isabel II promulgó el edicto por el que se exoneró oficialmente al matemático, quedando anulados todos los cargos en su contra.

Una historia sorprendente, una mente brillante, pero que lamentablemente vivió en la época equivocada. Por lo que, por lo menos, merece que su trayectoria sea contada.

Ir arriba