El logo de EVO Car

Car sharing, toda una experiencia

Hace unos días tuve que retornar a España desde Vancouver. Iba cargada de maletas, por lo que llegar al aeropuerto iba a ser toda una aventura. Entre las ideas que barajé estaba la de “pedirle el favor” a algún amigo, lo cual no era posible porque todos estaban trabajando; coger el transporte público, tampoco, no podía llevar todas las maletas; ¿taxi? o…

Car sharing

Actualmente existe infinidad de soluciones para compartir coche. Cuando decimos “compartir coche” solemos asociar la idea a alguien que conduce y tú vas como pasajero, o bien tú haces de chófer y otros van como pasajeros. Algunos ejemplos son Uber, BlaBlaCar o carpooling.

Sin embargo, existe otro enfoque de car sharing, con el cual España todavía no está totalmente familiarizado y es aquel donde tan solo tienes que alquilar un auto. Se trata de, por ejemplo, Avancar (enlace), Bluemove (enlace) o Car2Go (enlace).

Se tiene una red de vehículos distribuidos por la ciudad, y que se pueden alquilar por un periodo corto de tiempo para ir de un punto de la urbe a otro, siempre y cuando se encuentren dentro de la zona permitida. Se paga una cuota de registro y luego por horas o minutos. El uso de estos coches es tan sencillo como instalarse una aplicación móvil, a través de la cual detectas dónde se encuentra estacionado el vehículo, ves su estado e incluso puedes abrirlo.

¡EVO Car, en primera persona!

Para el desplazamiento al aeropuerto finalmente me decanté por EVO Car, una empresa localizada en Vancouver.

Lo primero que se debe realizar es el registro desde su página web (enlace) y luego instalarse su aplicación móvil para Android o iPhone.

Al iniciar la app y haber ingresado tu usuario puedes buscar los vehículos que se encuentran más próximos a ti. Asimismo, puedes:

  • Reservar el coche que más te interese. La reserva solo dura media hora, lo cual es lógico si entendemos el concepto de car sharing
  • Comprobar el nivel de combustible
  • Ver los datos del auto, como la matrícula

Una vez te has acercado al coche debes verificar que este se encuentra en perfecto estado, pues si no lo está, debes reportarlo para que los desperfectos no te los carguen a ti.

Abrirlo es tan simple como clicar sobre el botón “Unlock the car” de la aplicación móvil. Ya dentro del vehículo:

  • El asistente te da la bienvenida
  • Cuenta con pequeñas anotaciones explicativas
  • Hay una luz de indicación de la zona. Dentro de una determinada puedes aparcar en cualquier lugar, mientras que fuera existen unos puntos concretos para este fin, como por ejemplo el aeropuerto o los centros comerciales
  • En la guantera se puede encontrar una tarjeta para repostar gasolina, sin coste alguno para el usuario. Aquellos que rellenan el depósito de combustible consiguen puntos
  • En el panel frontal tienes la información del viaje: minutos, kilómetros, etc.
  • Existe un botón de información el cual te comunica directamente con la central de EVO Car si tienes alguna duda o problema

Dejar el coche fue tan fácil como recogerlo, desde la misma aplicación se cierra al instante.

Es sorprendente la cantidad de tecnología involucrada: el sistema de posicionamiento, las aplicaciones móviles, la línea telefónica para conectar con la empresa desde el propio coche, el asistente del mismo o la centralita (ECU, Electronic Control Unit) conectada a los servidores para la distribución de los datos de cada vehículo. Todo esto nos permite poder disponer de un coche cuando queramos, donde queramos. Lo que supone, no solo un avance para la sociedad sino para el medio ambiente.

Ir arriba