Comprar en Internet

Decálogo para comprar en Internet

«El comercio electrónico supera en España los 6.700 millones de euros en el primer trimestre de 2017, casi un 25% más que el año anterior» – Informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Octubre 2017, enlace.

Y es que la compra a través de Internet cada vez va a más. Es cómodo, evitas las aglomeraciones, no pierdes tiempo y tienes multitud de productos al alcance de un clic. Dependiendo del servicio utilizado y tu ubicación, tu pedido llegará en cuestión de horas o en el peor de los casos en cuestión de meses, lo importante es que llegará a tu puerta sin tener que hacer nada. Con un poco de previsión, ¡todo son ventajas!

¡Nuestros consejos!

No obstante, para que tu compra sea exitosa y no te lleves ningún susto ni sorpresa, lo ideal es que sigas estas recomendaciones a la hora de comprar en Internet:

  1. Ten claro cuál es el producto. A través de Internet uno puede conseguir prácticamente cualquier cosa, y claro, clicas en este producto, que luego te recomienda este otro, y cuando te das cuenta tu carrito de la compra tiene un número indeterminado de objetos que no ibas buscando, y que por supuesto, no necesitas. Nuestro consejo es que te hagas una lista con lo que realmente quieres, y si por el camino te encuentras una gran oferta valórala (¿lo necesitas? ¿realmente es una buena oferta? ¿lo podrías conseguir por ese precio o incluso mejor, cuando te haga falta más adelante?), pero no compres por comprar.
  2. La tienda, ¡fiable! Una vez tienes claro cuál es el producto, toca conocer dónde lo vas a conseguir. Existen tiendas online mundialmente conocidas, como Amazon, eBay o AliExpress, pero no son las únicas. Hay muchísimas más. Lo importante es que sea un sitio fiable. Para saberlo, puedes fijarte en que la URL sea segura, y en lugar de http sea https.
  3. Lee opiniones y referencias. Siguiendo con el punto anterior, no solo te fijes en la URL, también mira qué opinan otros usuarios, si han tenido algún problema, si lo recomiendan, etc. Es lo mismo que cuando quieres ir a ver una película pero no estás seguro y le preguntas a tu amigo sobre ella, para en base a lo que te diga, decidir si ir a verla o no. Hoy en día, con las redes sociales, otros consumidores comparten su opinión y sus recomendaciones, lo que nos puede servir de guía.
  4. Controla los precios. Lo ideal es que antes de realizar cualquier compra, compares los precios: horas, días e incluso semanas antes. También, ten en cuenta el momento en el que vas a comprar: si son fechas señaladas, si se trata de un día concreto con una oferta X, si es un día normal, etc. Al igual que para las tiendas, lee opiniones y referencias sobre los precios.
  5. Conoce las condiciones de la compra. Tan importante es saber cuál es el producto, su precio y la tienda, como entender las condiciones de la compra: plazo y gastos de envío, y las políticas de privacidad y de devolución. Se puede dar la situación de que veas lo que quieres comprar a un precio excepcional y luego a la hora de pagar se incrementa debido a los gastos de envío; o que cuando le das al botón “Comprar” te indique que no se hacen envíos a tu ubicación. No obstante, cuando hayas realizado la compra, siempre guarda el recibo o la confirmación de la misma.
  6. El pago que sea seguro. Los consumidores tienen derecho a una modalidad de pago segura. Puedes pagar con tarjeta de crédito o de débito, haciendo una transferencia bancaria, a través de una pasarela de pago, contra-reembolso o bien utilizar una plataforma de pago, como por ejemplo PayPal. Sea cual sea el método que utilices asegúrate de que sea fiable y seguro. Nuestra recomendación es el uso de una plataforma de pago siempre que la tienda permita esta modalidad.
  7. Haz un seguimiento del pedido. Sea cual sea el tiempo de envío de tu compra, no la pierdas de vista. Apunta el plazo en el cual te debería llegar, si te llega antes perfecto, pero si se acerca la fecha y no te ha llegado debes estar alerta, para que en caso de que no te llegara reclamar. Algunas páginas webs te permiten saber en todo momento dónde está tu pedido, o te envían su localizador. De vez en cuando échale un ojo, así podrás controlar en todo momento la compra y saber cómo actuar en cualquier situación.
  8. No hagas compras a través de enlaces de correos electrónico. Si de repente te llega un email con una gran oferta, y tú no estás suscrito a esa página, ni siquiera sabes de dónde ha salido; entonces, por tu bien, no cliques. Si crees que lo que has recibido es de fiar, primero compruébalo: busca en Internet acerca de lo que te ha llegado, verifica que existe dicha oferta, etc.
  9. Utiliza una conexión segura. Cuando vas a comprar en Internet, en algún momento del proceso tendrás que introducir tus datos personales y bancarios, por esta razón no lo hagas, por ejemplo, cuando estás conectado en una Wi-Fi abierta y a la que se puede conectar cualquier persona. Y si lo haces, primero toma medidas de seguridad. No está de más ser precavido.
  10. Ante todo, sentido común. De nada sirve que uses una plataforma de pago segura o tengas claro cuál es el producto que quieres, si al final vas a ir clicando en todos los enlaces que ves, por muy extraños que sean; o si vas a introducir tus datos en cualquier lugar donde te los pidan. En Internet lo fundamental es el sentido común.

Si es que, cuando se hacen las cosas bien, qué felicidad

Lo importante es hacer las cosas con cabeza y no fiarse de lo primero que uno vea, hay que tener claro que los ciberdelincuentes aprovechan nuestro amor por los chollos para delinquir. Así que ya sabes, cuando vayas a comprar por Internet haz uso de nuestro decálogo, y si aun así tienes dudas, ¡pregunta!

Ir arriba