Android Studio

Hablando de Android Studio

Aquellos que programan aplicaciones para Android ya conocerán Android Studio, o al menos habrán escuchado hablar de él, pues es un entorno de desarrollo para las mismas.

Nació en diciembre de 2014. Su uso era opcional, ya que hasta entonces las apps se realizaban en Eclipse. Sin embargo, Google anunciaba hace unos meses que dejaría de dar dicho soporte:

«Para terminar y enfocar todos nuestros esfuerzos en hacer Android Studio mejor y más rápido, hemos terminado oficialmente el soporte de las herramientas de desarrollo de Android con Eclipse, el cual será ya definitivo para fin de año.»

Ante este panorama, el equipo de Upper ha decidido adoptar desde ya Android Studio como entorno de desarrollo para aplicaciones Android, y así estar a la última.

Novedades

Aquel que haya estado usando Eclipse anteriormente puede encontrarse desubicado. El concepto de workspace desaparece, así como la ventana de proyectos. En Android Studio se habla de módulos y se trabaja con cada uno de manera independiente. Por ejemplo, si se está llevando a cabo el proyecto A y se desea ver el proyecto B, se tendrá que ir a la ubicación donde se encuentre este y abrirlo en una ventana nueva.

Cada módulo cuenta con una estructura más ordenada. Desaparecen las carpetas drawable-xxxxx y son sustituidas por las mipmap. Asimismo, cuenta con soporte para la construcción basada en Gradle, por lo que necesita tener su propio archivo Gradle. Este contiene aspectos importantes como el rango de versiones soportadas, las dependencias, etc. incluidos anteriormente en el manifest.

Android Studio tiene muchas características que hacen que el desarrollo sea más fácil, como puede ser la capacidad de completar automáticamente el código, así como, la posibilidad de “drag & drop” (arrastrar y soltar) de los elementos de la interfaz gráfica.

Como novedad se puede destacar la mejora de la vista de diseño, donde se ha superado el rendimiento y la velocidad para acceder a las previsualizaciones, lo que antes generaba muchos problemas y errores.

La creación de un entorno de trabajo enfocado exclusivamente al desarrollo de aplicaciones Android nos hace suponer la existencia de un amplio soporte tras él, y las ventajas que esto conlleva.

En definitiva, para el desarrollo de aplicaciones Android recomendamos Android Studio.

Ir arriba