El logo de Rising Pixel

Una entrevista con Daniela Arienti, de Rising Pixel

Aunque hacía algunos meses que Rising Pixel (enlace) había aterrizado en Gran Canaria, fue en el Viernes Pizza de abril en Palet Express cuando realmente les descubrimos. En aquella presentación Daniela y Luca nos contaron su historia, hablaron de algunos de los videojuegos que habían desarrollado y nos dejaron a todos boquiabiertos con NeuroSki, uno de sus juegos accesibles. Ese día si algo nos quedó claro es que no eran unos meros desarrolladores, más bien un equipo con un grandísimo potencial. Hemos entrevistado a Daniela Arienti, una de sus integrantes, para conocer más sobre la historia de Rising Pixel.

¡La entrevista!

U: ¿Cómo y cuándo nació Rising Pixel?

DA: Rising Pixel nació en 2012 como un pequeño grupo de desarrollo de videojuegos independiente. Éramos un desarrollador, dos diseñadores gráficos y un diseñador de juegos. Después de algún tiempo, gracias a nuestra pasión y nuestras ganas de experimentar, conseguimos resaltar en el entorno italiano por nuestros productos de calidad. A través de la unión con otro equipo informático ahora nos ocupamos de consultoría, servicios a empresas, formación, realidad virtual y proyectos de arquitectura física y en la nube. Gracias a las ventajas del Régimen Económico Fiscal, hemos crecido suficientemente para tener empleados y seguir cada año.

U: Sabemos que hace cuestión de un año os trasladasteis a Gran Canaria, ¿qué os llevó a tomar esa decisión?

DA: Muchas razones. En Italia los impuestos para empresas como la nuestra están cerca del 60-70% y también el coste del trabajo es mucho más alto que en España. Por eso, aunque sí trabajábamos mucho, no pudimos crecer sino solo sobrevivir. Pero tenemos la suerte de poder trabajar desde cualquier lugar a través de Internet, entonces empezamos a buscar una solución fuera de nuestro país. Consideramos muchas opciones pero al final Gran Canaria fue la mejor y, no solamente por la cuestión de los impuestos, sino porque es un lugar estupendo para vivir y toda la gente canaria es muy amable, de verdad.

U: ¿Qué diferencias habéis encontrado entre el ecosistema emprendedor italiano y el español?

DA: En realidad este año hemos seguido trabajando mayormente con clientes italianos, entonces no puedo contestarte con precisión. De todos modos, hemos participado en algunos eventos donde hemos conocido a muchos emprendedores españoles y hemos encontrado entusiasmo y movimiento. En estos tiempos en Italia hay demasiadas cosas que se han quedado paradas, aunque cuando hay ganas y entusiasmo se sale adelante

Logo de IFA

U: ¿Quiénes forman el equipo? ¿Están todos en Gran Canaria?

DA: En la empresa somos cinco pero todavía no todos viven todo el año aquí, en Gran Canaria. Aquí vivimos Luca C., Stefano, Riccardo y yo. Yo me llamo Daniela y soy diseñadora gráfica y auxiliar administrativo también. Luca Contato es desarrollador de software, CEO y fundador de Rising. Otro CEO es Stefano que es Ingeniero de Sistemas y también se ocupa del plan de negocio, del plan de acción, viaja mucho de Italia a Gran Canaria y viceversa. Riccardo es programador y Luca P. es otro Ingeniero de Sistemas y programador. Tenemos también muchos colaboradores con los cuales trabajamos de vez en cuando. Nuestra meta para el próximo año es mudarnos todos a aquí y empezar a contratar empleados canarios.

U: Son una empresa de desarrollo software pero exactamente ¿qué tipo de proyectos realizáis?

DA: No solamente hacemos desarrollo software, cada uno de nosotros tiene competencias específicas diferentes, entonces ofrecemos muchos servicios informáticos distintos. Básicamente se pueden resumir en tres campos: TIC Solutions, Games y Web&App. Tenemos una gran experiencia en la gestión de sistemas en Hight Availability, realizados principalmente con tecnologías de virtualización, campo en el cual tenemos competencias específicas para el tuning del rendimiento de los sistemas, que es un aspecto decisivo en los sectores financieros donde hace falta de sistemas en tiempo real. En estos campos seguimos trabajando con Londres y Italia. Hablando de software, por ejemplo, últimamente estamos desarrollando un programa para identificar automáticamente los números en el dorsal de los ciclistas y de los corredores y, en paralelo, realizamos algunos proyectos de realidad virtual. Pero anteriormente hemos desarrollado otras cosas, como videojuegos B2B, videojuegos accesibles o un videojuego que se puede controlar con la mente. Nos encanta la experimentación y la innovación.

U: Nos resulta muy interesante que dentro del desarrollo de juegos os hayáis centrado en los accesibles, ¿qué juegos habéis desarrollado y para qué públicos?

DA: Nuestro primer videojuego accesible fue un audio juego para ciegos, titulado Inquisitor’s Hearbeat. Es un roguelike en el que la historia se desarrolla en el mil trescientos, en el periodo de la Santa Inquisición. El objetivo del juego es encontrar el camino a través del laberinto. ¡Todo esto solo a través del oído y la orientación! Es difícil de explicar a quien nunca ha jugado a nuestro juego, pero a la crítica le gustó mucho Inquisitor’s Heartbeat, también tuvo bastante éxito en el sector de los audio juegos, sobre todo porque nuestro juego pone a ciegos y no ciegos al mismo nivel por primera vez, sin ventaja para unos o para otros. Gracias a este proyecto hemos aprendido que accessible game design no significa diseñar un juego exclusivamente para personas con discapacidad, sino diseñar un juego que sea accesible para la mayor cantidad de gente posible. Ya que el tema de accessible game design nos gusta mucho, desarrollamos otro, esta vez para toda la gente con cualquier discapacidad perceptual. Se llama NeuroSki y es el videojuego de esquí más accesible del mundo. Es un one button game bastante sencillo que se puede controlar con un mando, un controlador, una tecla, la voz o también con la mente. Gracias a un dispositivo desarrollado para el neuromarketing (NeuroSky: Mindwave) hemos sido capaces de crear una especie de controlador que puede enviar un input. Esto en realidad no es el controlador más cómodo del mundo, pero también permite jugar a personas que no se pueden mover y no pueden hablar, como tetrapléjicos, personas que padecen esclerosis lateral amiotrófica o síndrome de enclaustramiento total.

U: Dentro de vuestras actividades también dais cursos a niños, ¿cómo os han acogido los escolares canarios?

DA: ¡Muy bien! Nuestra primera lección de videojuegos para niños la tuvimos aquí en Gran Canaria, en Mogán. Ya habíamos impartido cursos de programación y otras cosas en Italia, pero siempre en la universidad, nunca a niños, y claramente es una cosa muy distinta. Por eso al empezar estábamos un poco nerviosos, pero todos, profesores y niños, fueron maravillosos con nosotros y la lección salió genial. Si les interesa, con los niños hemos desarrollado una especie de Flappy Bird controlado por medio de una banana. ¡Realmente fue todo muy divertido!

U: Soléis participar en diferentes hackatones, incluso os habéis llevado algún premio, ¿qué os aportan estas experiencias?

DA: Sobre todo experimentación y contactos, además de visibilidad. Rara vez en este tipo de eventos hay un premio económico, a veces se ganan herramientas como cursos o servicios, pero más frecuentemente el premio es simplemente la visibilidad. Esto en realidad no tiene que ser un aspecto negativo porque además de todos los premios que nos hemos llevado (1º clasificado en Marconi App Contest 2014, 2º clasificado en Hack Disabilities 2015, 1º clasificado en Ludum Dare GC 2015, 1º clasificado en MTV MegaGameJam 2015 y 2016, etc.) lo que hemos ganado en realidad fueron muchas ideas innovadoras, muchos contactos importantes y nuevos amigos.

U: ¿Cuál ha sido el reto más difícil al que os habéis enfrentado para que Rising Pixel viera la luz?

DA: Creo que fue decidir cerrar la empresa en Italia para mudarnos y abrirla en otro país. Teóricamente había más ventajas que desventajas, pero en la práctica es siempre muy difícil dejar lo que se conoce por lo desconocido.

U: ¿Qué planes de futuro tenéis planteados en Rising Pixel?

DA: Hacer nuestra empresa más internacional. Ya trabajamos con clientes internacionales, por ejemplos de Japón o Reino Unido, pero todavía la mayoría de nuestros clientes son italianos, simplemente porque ahora mismo es donde tenemos más contactos. En el futuro próximo nos gustaría empezar a trabajar con clientes españoles también. Tenemos en mente desarrollarnos en muchos campos, con una visión de crecimiento muy fuerte en los próximos 5 años. Vamos a fortalecer nuestro equipo en los sectores de la realidad virtual, de las tecnologías en la nube y sobre todo de VMware, de quien somos Partner.

U: Si volvierais a empezar, ¿cambiaríais algo?

DA: Bueno, es difícil contestar a esta pregunta pero yo creo que no. Al final, cada experiencia ha sido útil para convertirnos en lo que somos, independientemente de si fue positiva o negativa.


No cabe duda que los integrantes de Rising Pixel aparte de grandes desarrolladores forman parte del grupo de emprendedores valientes, atreviéndose a dejar su país por labrarse un futuro en nuestra isla.

Aunque lo ideal sería que no nos sorprendiera, es digno de admirar que a la hora de diseñar juegos piensen en incluir a la mayor cantidad de gente posible, todos tenemos derecho a jugar.

Teniendo en cuenta su palmarés, estamos seguras que les irá genial en el proceso de expansión e internacionalización. ¡No hay hackatón que se les resista!

Ir arriba