Interfaz de Nextcloud 20.0.6

Nextcloud, un gran aliado

Si ya nos sigues sabrás que somos unas maniáticas de la privacidad, defensoras de que tus datos deben ser tuyos y divulgadoras de hacer un buen uso de las herramientas de terceros, especialmente en cuanto a datos se refiere.

Queremos que nuestros datos sean nuestros, ¿y ahora qué?

Llevábamos tiempo queriendo no solo defender una idea, sino promulgar con el ejemplo, así que decidimos estudiar qué solución era la que mejor nos convenía. De esto hace ya dos años.

En un principio lo único que queríamos era poder disponer de un alojamiento para almacenar todos nuestros archivos y documentos. Podíamos habernos ido a cualquier tipo de almacenamiento en la nube con un nivel de privacidad mayor o incluso utilizar nuestros propios servidores de desarrollo, o utilizar uno de los NAS de los que disponemos, pero no, salió nuestra vena «tinkering» y ya metidas en el fregado, pues oye, lo que fuéramos a hacer tenía que ser en una de nuestras placas.

Antes de continuar con la búsqueda de nuestro aliado ideal, teníamos que decidir en qué placa íbamos a hacer todo el «cacharreo». Esta decisión fue relativamente fácil, en aquella época solo disponíamos de placas Raspberry Pi y Arduino, concretamente:

Raspberry Pi Model 3:

  • Quad Core 1.2GHz Broadcom BCM2837 64bit CPU
  • 1GB RAM

Arduino UNO:

  • Microcontroller ATmega328P
  • SRAM 2 KB (ATmega328P)

Ante estos datos técnicos decidimos usar la Raspberry Pi. 

Con la placa seleccionada ahora nos tocaba ver por qué servicio de almacenamiento nos decantábamos. Estuvimos entre OwnCloud y Nextcloud. El hecho de que el segundo sea de código abierto y puedas trastear con él libremente, pudiendo acceder a todas las funcionalidades sin llevarte sorpresas, le hizo caballo ganador. Así que, ¡ya teníamos todo lo que necesitábamos!

Bueno, no, nos faltaba una tercera patita para que nuestro sistema estuviera completo: un disco duro de gran capacidad. Usamos uno de 4 TB.

Sistema formado por un disco duro externo y una Raspberry Pi
Sistema formado por una Raspberry Pi model 3, un disco duro externo de 4 TB y una fuente de alimentación

Metiendo Nextcloud en una Raspberry Pi

A partir de aquí nos vamos a meter un poco con la parte técnica, así que si no te mola el tema, puedes saltártelo 🙂

Lo primero es, en caso de que la placa sea nueva o la hayas tenido por ahí aparcada o lo que sea, es instalar el sistema operativo y actualizarlo. Si nunca lo has hecho te recomendamos la guía de inicio de Raspberry Pi, es maravillosa.

Lo siguiente es conectar el disco duro externo, fácil ¿eh? Pues ahora mira a ver si te lo ha reconocido. Probablemente no. Debes formatear en ext4 y montar el disco duro externo.

Cuando ya tengas una ruta donde esté montado tu disco duro externo, que debe ser siempre la misma, toca instalar Nextcloud, aunque primero habrá que instalar todo aquello que no tengas (Apache 2, PHP, librerías necesarias, etc.) y crear la base de datos. Con esto hecho, ahora sí que sí podrás instalar Nextcloud, y ¡listo! Ya tenemos nuestro propio servidor de almacenamiento de datos.

Interfaz de Nextcloud 18
Interfaz de Nextcloud 18

¿A que no ha sido tan duro como parecía? La realidad es que te lo hemos resumido mucho, muchísimo, para no rellenar esta publicación de comandos, pero si te interesa el tema, pregúntanos.

En esta primera fase teníamos nuestro propio Nextcloud en una Raspberry Pi, al cual accedemos localmente. La segunda fase era poder acceder desde cualquier parte del mundo. 

Se nos ha quedado corto el sistema

Para el desarrollo de la segunda fase tuvimos problemas varios:

  • un operador telefónico no nos permitía hacerlo,
  • cuando lo intentamos con un operador telefónico con el que sí podíamos, configuramos mal la parte del VPN y nos cargamos la Raspberry Pi,
  • o cuando hicimos todo bien, o eso creíamos, no conseguimos que funcionara.

En definitiva, que fue muy frustrante y nos desencantamos con esta segunda fase 🙁

Aún así, hemos estado usando nuestro querido Nextcloud desde hace dos años, hemos visto cómo evoluciona, cómo cambia su interfaz y mejora sus funcionalidades, siendo un sistema completo con el que poder trabajar y el cual queremos integrar en tinkers de forma permanente.

Sin embargo, esta historia todavía no tiene final y es que la Raspberry Pi se nos ha quedado corta, no da para más. Para que te hagas una idea es incapaz de abrir el editor por lo que si queremos trabajar en un documento de forma online, apaga y vámonos.

Objetivo 2021: The Tinkers Cloud 2.0.

Así que uno de nuestros objetivos en este nuevo año es actualizar la parte hardware de este proyecto y hacerlo funcionar desde cualquier parte del mundo. 

Este artículo es solo el principio de la historia de The Tinkers Cloud 🙂

Ir arriba