Signal, aplicación de mensajería instantánea

Signal, ¿otra aplicación de mensajería o algo más?

Es muy probable que la mayoría no haya escuchado nunca hablar de Signal, sin embargo, hace más de un año que se produjo su lanzamiento.

Signal es una aplicación de mensajería instantánea para móviles que además del envío de mensajes permite la realización de llamadas. Surgió de la fusión de TextSecure y RedPhone. Sus buques insignias son la seguridad y la privacidad, ofreciendo encriptación de datos extremo a extremo. Creada por Open Whisper Systems (enlace), un grupo de desarrolladores sin ánimo de lucro especializados en sistemas seguros.

Snowden la ha apadrinado y recomienda públicamente su uso. Recordarles que Snowden es el estadounidense, exempleado de la CIA y de la NSA, que destapó el espionaje masivo de las comunicaciones de los ciudadanos llevado a cabo por el Gobierno de Estados Unidos.

En los últimos meses esta app ha vuelto a estar de actualidad porque a raíz de la publicación de Allo (enlace) Snowden no quiso desaprovechar la oportunidad para advertir de la utilización que Google puede llegar a hacer de nuestros datos.

¿Qué encontramos en Signal?

A simple vista Signal no deja de ser una aplicación de mensajería al uso pero, a diferencia de algunas de sus rivales, las conversaciones están cifradas por defecto, no es necesario activarlo de ninguna manera o abrir una conversación incógnito a parte como sucede en otras.

Respecto a los archivos multimedia, nos permite enviar: imágenes, vídeos, audios y gifs. Echamos en falta la opción de mandar documentos y las tan socorridas notas de voz.

Signal también nos ofrece la posibilidad de convertirse en nuestra aplicación de SMS predeterminada.

Para añadir más seguridad y privacidad se puede establecer una clave de acceso para usarla, esto quiere decir que no podremos ni ver las notificaciones ni abrirla hasta introducir la correspondiente contraseña.

Los mensajes que enviemos se pueden configurar para que se autodestruyan transcurrido un cierto intervalo de tiempo, este puede ser desde 5 segundos hasta 1 semana.

Signal incluye otra novedosa característica, un ajuste para eliminar automáticamente mensajes antiguos cuando la longitud de la conversación exceda un determinado valor. Pretenden que el usuario tenga a su alcance decidir la cantidad de información que almacena en su dispositivo, siempre con vistas a fortalecer la seguridad y privacidad.

El gran inconveniente de Signal es el escaso número de adeptos con los que cuenta en la actualidad, al instalarla nos encontramos con que solo un muy reducido número de contactos de nuestra agenda aparece como usuarios. Esto supone un gran freno a la hora de convencer al público.

De momento solo está disponible para móviles, Android (enlace) e iOS (enlace), aunque han anunciado que existirá versión para tabletas. Si queremos usarla desde el ordenador, existe una extensión para Chrome que nos permite enlazarla a nuestro dispositivo mediante un código QR. De esta forma podremos acceder a la aplicación desde nuestro Escritorio.

Algo más que una aplicación

Lo que diferencia a Signal de otras aplicaciones no es solo el hecho de que incorpore cifrado de datos extremo a extremo por defecto sino la escasa información que recopilan de sus usuarios. No solo no tienen acceso a los mensajes en sí sino tampoco a saber con qué contactos te comunicas, ni qué miembros forman un determinado grupo. Esto quedó demostrado recientemente por si alguno no se lo terminaba de creer. Fueron requeridos judicialmente a proporcionar información sobre un determinado usuario, lo único que pudieron aportar porque es lo único que almacenan fue que el usuario efectivamente estaba registrado y la fecha del último acceso.

Llama la atención que es una aplicación de código abierto que pone a disposición de expertos en ciberseguridad el código fuente para que sea auditado y certifiquen así que se mantiene la privacidad de la información.

Signal no es solo una app sino que también es un protocolo de cifrado de código abierto. Esto permite que aplicaciones de terceros, como Messenger de Facebook, lo hayan integrado para aumentar la seguridad de sus entornos. La diferencia es que, por lo general, suele ser el usuario quien tiene que activarlo explícitamente, no como Signal donde viene activada por defecto.

Es sabido por todos que hay algunas aplicaciones de mensajería instantánea que lideran el mercado y será muy difícil que sean desbancadas. Como experiencia de usuario es cierto que Signal no ofrece nada nuevo ni diferente de lo que ya conocemos. No será eso lo que nos haga instalarla, la cuestión a valorar en este caso es la importancia que cada uno le quiera dar a su seguridad y privacidad. Los usuarios han aumentado su nivel de concienciación y preocupación sobre la ciberseguridad pero quizás aún no lo suficiente como para que sea el factor que prime a la hora de seleccionar una aplicación.

Ir arriba