Interfaz de usuario de Android Studio

Android Studio, ¿puede un entorno de trabajo estresar?

Hace un año que Google dejó de dar soporte a herramientas como Eclipse, para centrar única y exclusivamente el desarrollo de aplicaciones Android en Android Studio. En su momento estuvimos hablando sobre ello en el blog (enlace).

El pasado 18 de mayo, en el evento por excelencia de Google, Google I/O 2016, se presentaron múltiples novedades (enlace), entre ellas este entorno de trabajo tuvo su momento y se hizo oficial Android Studio 2.2.

Novedades de Android Studio 2.2

Uno de los cambios más grande es la nueva interfaz para el diseño de las pantallas, cuyas nuevas características son:

  • Modo blueprint. Se trata de una radiografía del layout, permitiendo ver todos los elementos que se encuentran en él.
  • ConstraintLayout. Nuevo layout que permite el diseño de interfaces complejas y simplifica los anidamientos.
  • Panel de propiedades. Más organizado y cómodo de utilizar.

Por otro lado, el entorno permite el desarrollo de manera más inteligente pues se basa en IntelliJ 2016.1. Además:

  • Cuenta con soporte completo para Android 7.0 Nougat.
  • Se ha optimizado el soporte de C++.
  • Incluye un buscador de ejemplos de código, muy útil para saber cómo implementar aquellas clases que no conocemos.

En cuanto a compilación se ha mejorado Instant Run, se persigue el objetivo de no necesitar reiniciar la aplicación constantemente.

Por último, de entre otras muchas novedades destacamos el analizador de APKs, que permite comprobar aspectos como el espacio que ocupa, las librerías y sus métodos, qué recursos y layouts utiliza, etc.

No es oro todo lo que reluce

Con las actualizaciones del entorno se persigue perfeccionar su funcionamiento y facilitarle al usuario el desarrollo de las aplicaciones Android. No obstante, Android Studio es un programa muy pesado. Además de consumir recursos, ocupa un espacio excesivo en el disco duro, incluso diríamos que demasiado.

Asimismo, como consecuencia de lo anterior, el tiempo de compilación varía en función del ordenador utilizado, llegando incluso a la hora, lo que supone una gran pérdida de tiempo para el desarrollador.

En Upper hemos probado este entorno en diferentes ordenadores. El resultado ha sido el siguiente:

  1. Procesador Intel® Core™ 2 Duo  y 4 GB de RAM, con Windows 10.
    • Lo que sucede: Durante la compilación no hay ningún problema, en cambio a la hora de renderizar los diseños y cambiar de vistas tarda en responder.
    • Tiempo de compilación: 2 min – más de 1 hora.
  2. Procesador Intel® Core™ i5  y 4 GB de RAM, con Windows 10 (con la actualización Anniversary Update).
    • Lo que sucede: Mientras se está realizando la compilación el resto de aplicaciones no funcionan. Por ejemplo, en el navegador no se puede cambiar de pestañas, ni abrir nuevas. Una vez se ha instalado el APK todo vuelve a la normalidad.
    • Tiempo de compilación: 2 min – 10 min.
  3. Procesador Intel® Core™ i7 y 8 GB de RAM, con Windows 10 (con la actualización Anniversary Update).
    • Lo que sucede: Mientras se está realizando la compilación el resto de aplicaciones no funcionan. Por ejemplo, en el navegador no se puede cambiar de pestañas, ni abrir nuevas. Una vez se ha instalado el APK todo vuelve a la normalidad.
    • Tiempo de compilación: máximo 2 min.

Lo lógico es que software potente en ordenadores viejos vaya mal, como bien queda reflejado en los tiempos de compilación de las pruebas. Sin embargo, como curiosidad, nos llama la atención que el ordenador más antiguo no consuma tantos recursos como ocurre en los nuevos.

Nuestra conclusión

Android Studio es un entorno de trabajo para el desarrollo de aplicaciones Android muy completo, en el que se está trabajando para que cada vez sea mejor, más optimizado, pero que a día de hoy, a veces, puede llegar a sacar de sus casillas al propio desarrollador.

Ir arriba