Logo de Linux

Linux, ¿cómo empezó todo?

Linux es uno de los sistemas operativos más importantes y claramente el más popular si nos centramos únicamente en los de código abierto. Su código fuente está a disposición de cualquier usuario para poder ser usado, analizado, modificado e incluso redistribuido.

Este sistema se utiliza no solo en ordenadores personales sino que también se emplea en servidores, supercomputadores, teléfonos móviles, entre otros.

Hace más de 25 años desde su creación y hoy compartimos con ustedes su historia.

El origen

Para entender cómo nació Linux primero es necesario conocer qué existía antes de su llegada. Por aquella época el sistema predominante era UNIX, desarrollado en 1969 por Ken Thompson. Años más tarde, gracias a la colaboración de Dennis Ritchie migraron el código a C, convirtiéndolo en un sistema operativo portable. Esto hizo que poco a poco fuera ganando adeptos siendo el líder indiscutible en las décadas posteriores.

Surgían iniciativas que pretendían hacerle frente pero ninguna llegaba a cuajar. MINIX, desarrollado a finales de los años 80 por un grupo de holandeses, fue una de las más destacadas. Aunque no era perfecta, tenía ciertas limitaciones en su diseño.

Ambos sistemas, UNIX y MINIX fueron piezas claves para el desarrollo de Linux.

El nacimiento de Linux

Ya les contamos en la entrada anterior del blog quién fue el creador del kernel de Linux, Linus Torvalds. La primavera de 1991, tras adquirir un Intel 80386, comenzaba su aventura. Gran amante de UNIX, basó su desarrollo en el código de MINIX. En agosto de ese mismo año anunciaba al resto del mundo el proyecto en el que llevaba varios meses trabajando. Aprovechaba para avisar a los usuarios de MINIX que estaba desarrollando un sistema operativo basado en este por puro hobby, no imaginaba en aquel entonces la repercusión que alcanzaría, y les pedía feedback de lo que les gustaba o disgustaba para adaptar su versión.

No sería hasta el 5 de octubre cuando la primera versión fue publicada lista para ser compilada y ejecutada. A partir de ese día los usuarios empezaron a descargar y probar el código, poco a poco se iban sumando colaboradores dispuestos a ayudar en el desarrollo.

El problema principal para el triunfo de Linux es que solo era un núcleo, para ser un sistema operativo al completo necesitaba un compilador, librerías y más funcionalidades. Linus Torvalds encontró en el proyecto GNU el aliado perfecto, desde que le aplicó la licencia GPL de GNU a Linux nació un sistema operativo completamente libre.

La primera versión estable, la 1.0, tardaría 2 años en llegar. Desde entonces su desarrollo ha continuado y su popularidad ha ido creciendo.

Hablando de Linux no podemos olvidarnos mencionar a Tux, su adorable mascota. Un simpático pingüino creado por Larry Ewing en 1996. Existen diferentes versiones sobre el origen del nombre. Algunos lo vinculan a una combinación entre las palabras Torvalds y Unix. Otros lo asocian a que parece vestir un esmoquin, llamado tuxedo en inglés. Se desconoce cuál es la correcta. El logotipo se puede usar y modificar sin restricciones, mientras se reconozca la autoría de Larry, lo que ha dado pie a infinitas originales creaciones de Tux.

La actualidad

En los inicios, unos 100 empleados trabajaban en el código de Linux. Hoy en día, son miles las personas que se dedican a ello, algunos de forma profesional y otros de forma voluntaria. El desarrollo del kernel cuenta con el respaldo de más de 200 empresas, entre las que se encuentran Red Hat, IBM, Intel, Google y muchas más.

Existen numerosas distribuciones de Linux disponibles, cada vez más compatibles con todo tipo de hardware, ensambladas por individuos, empresas y organizaciones. Algunas de las más usadas son Ubuntu, Debian, Fedora o Mint.

Pese a ello, la cuota de mercado en ordenadores personales sigue siendo casi insignificante. Tan solo un 2% de usuarios utiliza Linux de forma habitual. Sin embargo, estas cifras cambian por completo si hablamos de servidores o supercomputadoras donde Linux abarca más del 80%.

Linux es un proyecto vivo y consolidado que con el apoyo de la Fundación Linux se mantiene en continuo desarrollo. La fundación es una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a fomentar el crecimiento del sistema operativo y otros proyectos de código abierto.

Y tú, ¿eres usuario de Linux? ¿O te has planteado alguna vez usarlo? En nuestra comparativa de sistemas operativos ponemos de manifiesto los diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar sistema operativo. ¡No lo pienses más y decídete a probarlo!

Ir arriba