Molinos de viento

Tecnología y medio ambiente

En una de nuestras entradas anteriores, Tecnología: el futuro es presente (enlace), comentábamos que la tecnología confluye a diario en nuestras vidas para mejorar la calidad de las mismas y esto ¿qué impacto tiene sobre el medio ambiente?

Para determinarlo habría que ver algunos ejemplos como las emisiones que generan la industria y los vehículos y que perjudican la capa de ozono, la infinidad de basura espacial que existe, el nuevo tipo de basura compuesto por smartphones, tablets, etc. o la propia deforestación. Y muchos más, que hacen que el hábitat de los animales y sus propias vidas, así como el planeta en sí se vean en peligro. Sin embargo, ¿es realmente la tecnología quien daña al medio ambiente? Si se analizan los casos anteriores detenidamente, es el mal uso de la tecnología lo pernicioso. Por tanto, todo esto depende de cómo el ser humano lo utilice y lo enseñe.

Tecnología verde

Sin embargo, es cada más la concienciación por cuidar y proteger la naturaleza. Por ello ha nacido la tecnología limpia, ambiental o verde, tres términos por los que se la puede conocer.

Esta está enfocada a la conservación del ambiente natural y sus recursos, tratando de disminuir los impactos negativos de la involucración de la mano humana. En ella se pueden encontrar procesos como el tratamiento de gases, reciclaje, manejo de desechos, y por supuesto, las energías renovables, entre otros. Para llegar a esto es muy importante la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías o mejoras de las ya existentes.

Es el caso de los vehículos, donde está cobrando auge el coche eléctrico. Son cada vez más las noticias de marcas mundialmente conocidas que están apostando por esta tecnología. Esta tiene un impacto positivo en dos vertientes: por un lado se reduciría la contaminación ambiental, y por otro no se dependería de recursos naturales como el petróleo.

Son los avances tecnológicos los que permiten conseguir estos fines, pero es responsabilidad de la sociedad caminar hacia el cuidado del medio ambiente y no degenerarlo, haciendo un uso responsable de la tecnología.

Ir arriba